Cv-actualizado

Investigador social, docente universitario y conferencista. Investigación académica-musical en América Latina. Especialista en música mexicana. Locución y producción radiofónica. Asesoría histórica de documentales (La Ley del Corrido para Discovery and El Mariachi para History, como ejemplos emblemáticos). Habilidades como analista político. Catalogación de archivos históricos. Autor-escritor de libros de investigación social publicados por editoriales de prestigio y de artículos indexados divulgados por revistas académicas. Especialista en deportes. Es columnista del periódico AM. Es historiador social y cultural. Ha sido profesor en secundaria y preparatoria. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores del CONACYT. Científico. Especialista en historia oral. Formado en el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social de México-CIESAS. Especialista en mariachi, corrido, música norteña mexicana y violencia. Ha sido especialista invitado en programas de Javier Solórzano y Enrique Lazcano. E-mail: luisomarmontoyaarias1982@gmail.com


sábado, 8 de septiembre de 2018

La reforma educativa y el nuevo modelo educativo mexicano


La reforma educativa y el nuevo modelo educativo mexicano
Luis Omar Montoya Arias
La reforma educativa impulsada y aprobada por el gobierno peñista, y el nuevo modelo educativo como parte de la misma, es abiertamente punitiv@. La reforma educativa castiga al maestro y lo convierte en un vulgar godínez: hoy la obligación principal de los docentes mexicanos de nivel básico, es hacer planeaciones, llenar formatos y echar a andar un modelo educativo que está lleno de contradicciones. Por principio de cuentas, quitaron la educación física y sustituyeron los talleres por clubes. No puedes prescindir de los deportes en un país de diabéticos. La ausencia de visión política es notable. No tengo dudas: el sexenio peñista es de los peores en la historia de México. Gobierno bandido, inmoral y analfabeto.   
El nuevo modelo educativo es una seguidilla de ocurrencias. Antes de ejecutar semejante disparate, el gobierno mexicano debió invertir en escuelas y en maestros. El nuevo modelo educativo fue diseñado por el Fondo Monetario Internacional, ente de manipulación global que pretende homogenizar la mano de obra y el consumo. No se necesita ser muy listo para comprender que un modelo educativo implementado con relativo éxito en Holanda, está condenado al fracaso en un país tercermundista y periférico como México. Antes de aplicar su reforma, debieron atender la compleja realidad educativa mexicana. En lugar de gastar miles de millones de pesos en legitimar su autoritarismo, a través de la promoción mediática de la investidura presidencial, la obligación del Estado mexicano era invertir en plazas para maestros, en infraestructura, en la mejora de las redes de comunicación, en la compra de cañones, computadoras y demás insumos necesarios para la ejecución del nuevo modelo. 
La reforma educativa es la culminación de la obra. La imagen del profesor ha sido, sistemáticamente, atacada: al normalista se le estereotipa como huevón y revoltoso, mientras que al docente universitario se le delinea como acosador degenerado. Hay, desde luego, un manejo político del asunto. El sistema ataca a la figura del maestro para que la sociedad quede a merced del gobierno internacional emanado de las grandes estructuras secretas consolidadas en Occidente. Pensemos que parte de la explicación a la crisis social, moral y de violencia que estamos sufriendo, está en el resquebrajamiento de la familia y en el ninguneo de figuras de autoridad como el maestro, otrora, fundamental para la sociedad. De hecho, el propio modelo educativo sitúa al alumno en el centro; al hacerlo, convierte al profesor en un simple asesor-acompañante. En esta sociedad de consumo, se promueve el libertinaje, no la libertad. Para ejercer tu libertad, necesitas saber qué es, y en ese proceso formativo, el maestro era fundamental. El docente quedó reducido a un insignificante, cuida niños. La reforma educativa minimiza la figura del maestro y asume el control corporativo y privatizador de la educación, Sí, la nueva reforma educativa es el aviso de lo que viene: la muerte de la educación pública en México. La premisa es que estudien los que tienen dinero, los desposeídos que asuman su papel histórico de esclavos. Quitan la educación porque a través de ella, miles de subalternos encontraron la libertad y la trascendencia. Ellos, las élites, quieren un mundo de esclavos y esclavistas. Nuestra obligación es luchar por la educación.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario